La gente que me gusta – Mario Benedetti

Me gusta la gente que vibra,
que no hay que empujarla,
que no hay que decirle que haga las cosas,
sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace.
La gente que cultiva sus sueños
hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.
Me gusta la gente con capacidad
para asumir las consecuencias de sus acciones,
la gente que arriesga lo cierto por lo incierto
para ir detrás de un sueño,
quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.
Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma,
la gente que agradece el nuevo día,
las cosas buenas que existen en su vida,
que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí,
agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.
Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente,
pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.
Me gusta la gente que posee sentido de la justicia.
A estos los llamo mis amigos.
Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica.
La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor.
La gente que nunca deja de ser aniñada.
Me gusta la gente que con su energía, contagia.
Me gusta la gente sincera y franca,
capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.
Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.
Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo.
La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.
La gente que lucha contra adversidades.
Me gusta la gente que busca soluciones.
Me gusta la gente que piensa y medita internamente.
La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen.
La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.
Me gusta la gente que tiene personalidad.
Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano,
es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.
La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.
Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido.
Published in: on 28 enero 2015 at 1:27  Dejar un comentario  
Tags: ,

Un regalo inesperado

Papá cuéntame otra vez

Papá cuéntame otra vez ese cuento tan bonito
de gendarmes y fascistas, y estudiantes con flequillo,
y dulce guerrilla urbana en pantalones de campana,
y canciones de los Rolling, y niñas en minifalda.

Papá cuéntame otra vez todo lo que os divertisteis
estropeando la vejez a oxidados dictadores,
y cómo cantaste Al Vent y ocupasteis la Sorbona
en aquel mayo francés en los días de vino y rosas.

Papá cuéntame otra vez esa historia tan bonita
de aquel guerrillero loco que mataron en Bolivia,
y cuyo fusil ya nadie se atrevió a tomar de nuevo,
y como desde aquel día todo parece más feo.

Papá cuéntame otra vez que tras tanta barricada
y tras tanto puño en alto y tanta sangre derramada,
al final de la partida no pudisteis hacer nada,
y bajo los adoquines no había arena de playa.

Fue muy dura la derrota: todo lo que se soñaba
se pudrió en los rincones, se cubrió de telarañas,
y ya nadie canta Al Vent, ya no hay locos ya no hay parias,
pero tiene que llover aún sigue sucia la plaza.

Queda lejos aquel mayo, queda lejos Saint Denis,
que lejos queda Jean Paul Sartre, muy lejos aquel París,
sin embargo a veces pienso que al final todo dio igual:
las ostias siguen cayendo sobre quien habla de más.

Y siguen los mismos muertos podridos de crueldad.
Ahora mueren en Bosnia los que morían en Vietnam.
Ahora mueren en Bosnia los que morían en Vietnam.
Ahora mueren en Bosnia los que morían en Vietnam.

Papa tell me again

Dad tell me again that lovely story
of gendarmes [1] and fascists, and students with bangs,
and sweet urban warfare in bellbottoms
and Rolling Stones songs, and girls in miniskirts.

Dad tell me again how much fun you had
destroying the good old age of rusted dictators
and how you sang Al Vent [2] and occupied the Sorbonne [3]
in that [distant] French May in the days of wine and roses.

Dad tell me again that lovely story,
of that crazy warrior that they killed in Bolivia [4],
and whose rifle no one dared taking up again,
and how since that day everything seems uglier.

Dad tell me again that after so many barricades
and after so much fist in the air and so much blood spilled
at the end of the match you couldn’t do anything
and under the cobblestones there was no beach sand

It was hard, the defeat: all that was dreamed,
was rotted in the corners, covered with cobwebs,
and now nobody sings Al Vent, now that there are no crazies, now that there are no pariahs,
but still it has to rain, still the plaza stays dirty.

It’s far away, that May, far away Saint Denis [5]
how far is Jean Paul Sartre, very far that Paris
nonetheless at times I think that in the end it’s all the same
the blows keep falling over whoever fusses [6]

And they continue the same dead lost to cruelty
Now they die in Bosnia those who used to die in Vietnam [7]
Now they die in Bosnia those who used to die in Vietnam
Now they die in Bosnia those who used to die in Vietnam

[1] gendarmes: French police officers
[2] Al Vent: a song in Catalán, written in 1959, and popular during the Spanish Civil War: “To the wind, the face of the wind, the heart of the wind, hands to the wind, eyes to the wind, to the wind of the world.”
[3] Sorbonne: see http://en.wikipedia.org/wiki/Sorbonne#May_1968
[4] Refers to Che Guevara.
[5] http://en.wikipedia.org/wiki/Seine-Saint-Denis
[6] literally, “speaks of more”; carries a connotation (used ironically here) that the complaints are unfounded or excessive
[7] An updated version of the song ends, “Yesterday they died in Bosnia, now they die in Baghdad.”

Published in: Sin categoría on 11 enero 2015 at 18:39  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

LA INVITACIÓN (Oriah Mountain Dreamer)


“No me interesa lo que haces para ganarte la vida.
Quiero saber lo que ansías,y si te atreves a soñar en satisfacer el deseo de tu corazón.

No me interesa tu edad. Quiero saber si te arriesgarías a parecer como un tonto
por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.

No me interesa cuáles planetas están en armonía con tu luna.Quiero saber si has tocado el centro de tu pesadumbre,si las traiciones de la vida te han abierto,o si te has marchitado y cerrado por el miedo al dolor futuro.

Quiero saber si puedes sentarte con el dolor,
el mío o el tuyo,sin intentar esconderlo, desvanecerlo o arreglarlo.

Quiero saber si puedes estar con la alegría,
la mía o la tuya, si puedes bailar con locura y permitir que el éxtasis te llene
hasta la punta de los dedos,sin advertirnos que seamos cuidadosos, que seamos realistas,
o que recordemos las limitaciones de los seres humanos.

No me interesa si la historia que me cuentas es verdadera.
Quiero saber si decepcionas a otros para serte fiel a ti mismo,
si puedes soportar la acusación sin traicionar a tu propia alma.

Quiero saber si puedes ser fiel, y por lo tanto ser confiable.
Quiero saber si puedes ver la belleza,aún cuando no sea bella todos los días,
y si puedes originar tu vida desde su presencia.

Quiero saber si puedes vivir con el fracaso,
el tuyo o el mío,y no obstante pararte a la orilla del lago y gritarle a la luna “¡Sí!”

No me interesa saber en dónde vives o cuánto dinero tienes.
Quiero saber si puedes levantarte después de una noche de pesar y desesperación,
cansado y golpeado hasta los huesos, y hacer lo que se tiene que hacer por los niños.

No me interesa quién eres o cómo llegaste a estar aquí.
Quiero saber si te pararás en el centro del fuego conmigo sin rehuir.

No me interesa en dónde o qué o con quién has estudiado.
Quiero saber qué es lo que te sustenta desde adentro
cuando todo lo demás desaparece.

Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo,
y si verdaderamente te agrada la compañía que buscas en los momentos vacíos”.

Published in: on 17 junio 2014 at 22:26  Dejar un comentario  
Tags: , ,

Otro día

El hombre sonrió y hundió sus dedos en el espeso pelaje del animal: se estaba acostumbrando a aquello.

A la sólida presencia de la leona, a la forma en la que iba, tranquila, a tumbarse a su lado cuando caía la tarde; a los ojos grandes que al mirarlo parecían hablarle en silencio, aunque nunca llegara a saber exactamente qué decían.

El animal dio un rugido bajo, reclamando su atención y girando sobre su espalda. “Eh, juega conmigo” parecía decir, zalamera y el hombre la miró con ternura mientras volvía a acariciarla. Era un gato muy grande, definitivamente.

El último rayo de sol bañó al poco su piel morena y el pelaje blanco del felino antes de perderse tras el horizonte: otro día que acababa en el desierto.

Otro día

 

Fuente de la foto: http://shawnwashere.files.wordpress.com/2010/12/img_2970.jpg

Published in: on 14 diciembre 2013 at 13:37  Dejar un comentario  
Tags: , ,

Y a veces a las 20.30 es mediodía…

DSC04545

Porque no todas las noches son oscuras…

Solo hoy

Ojalá pudiera…

tocarte, simplemente apoyarme suavemente contra tí.. como en un descuido, como si no hubiera estado pensando en esto en absoluto.

Como si no fuera tan importante.

Como si pudiera hacerlo hoy, y mañana y en un sinfín de ocasiones.

Decirte que tengo frío  y de forma natural ir a acurrucarme a tu pecho, porque los dos sabemos que ahí hay un lugar que lleva mi nombre… y que me espera en los días de invierno.

Mirarte durante unos segundos más, disfrutando tu presencia.

El hecho de que estés sentado ahí, de que tengas piel, calor, olor, sabor.. sólida existencia.

Que me mires de vuelta, con una sonrisa a medias, como preguntando qué pasa.

Y sonreírte, y sentir como esa sonrisa se asoma a mis ojos.

Nada, no pasa nada.

¿No ves que estás aquí?

Imagen

Published in: on 23 septiembre 2013 at 21:56  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

¡Y cuando exhales el último suspiro, sólo entonces, te darás cuenta de que tu vida no ha sido más que una minúscula gota en un océano infinito!
Y sin embargo, ¿qué es un océano sino una multitud de gotas?
MITCHELL, David. (2004) El atlas de las nubes
Published in: Sin categoría on 12 septiembre 2013 at 23:40  Dejar un comentario  
Tags: ,

Haz solamente — dice Luisa — lo que no puedas dejar de hacer.
MITCHELL, David. (2004) El atlas de las nubes
Published in: on 12 septiembre 2013 at 23:35  Dejar un comentario  
Tags: ,

Grandola, Vila Morena

Simplemente preciosa..

En español:

Grandola, Villa Morena tierra de fraternidad,
el pueblo es quien más ordena dentro de ti,
oh ciudad.
Dentro de ti, oh ciudad, el pueblo es quien más ordena,
tierra de fraternidad, Grandola, Villa Morena.
En cada esquina un amigo, en cada rostro igualdad,
Grandola, Villa Morena tierra de fraternidad.
Grandola Villa Morena en cada rostro igualdad
el pueblo es quien más ordena dentro de ti,
oh ciudad.
A la sombra de una encina de la que no sabía su edad
juré tener por compañera Grandola, tu voluntad.
Grandola, tu voluntad juré tener por compañera,
a la sombra de una encina de la que no sabía su edad.
El pueblo, derrotando a la dictadura tomó el poder,
y las armas, con la ayuda de los civiles
se convirtieron en claveles.
¡Color rojo en aquellas calles!
¡Olor a flores en aquellas calles!
¡También la victoria en aquellos pueblos!
¡Y en las caras de los niños!

Published in: on 27 abril 2013 at 15:58  Comments (2)  
Tags: , , ,