Cartas de Ónar II

Había tres cartas y Alaine abrió el primer sobre apenas llegó a su habitación. La letra era de trazo rápido y algo sesgada, como si las palabras hubieran sido puestas con urgencia. Encendió una vela y comenzó a leer.

Aguanta.

¿Me oyes? No es una petición amable y considerada, sino una orden.

No te vayas, no todavía Isabel… espérame, por favor no me dejes.

Los días en el frente se hacen largos, el sitio está durando más de lo esperado y la miseria y la podredumbre que me rodean empiezan a carcomerme el alma… ojalá se rindan pronto y pueda regresar a tu lado.

Desertaría en este mismo instante si no ejecutaran a los traidores y a sus familias, no debí casarme contigo, te he atado a un soldado de mala muerte que no tiene nada, te he atado a mí y a mi palabra.

Así estoy ahora, que mataría por ir a tu lado y no puedo porque si lo hago pondré en peligro tu vida… y pensar en lo afortunado que me sentí cuando me ofrecieron el puesto: podría ganar algo de dinero y comprar una casa para los dos, donde criar a nuestros hijos y envejecer juntos… ahora me dices que te mueres y yo no estoy a tu lado, sino aquí, atado a una promesa y una batalla que no me importan.

La suerte es una cortesana cruel y hoy se está riendo de mí a carcajadas.

Aguanta mi vida, por favor aguanta.

 
Ónar Bladenoir.

 

Published in: on 23 febrero 2010 at 0:43  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://elvalledeonar.wordpress.com/2010/02/23/carta-de-onar-a-isabel-i/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: