De lejos…

La vio pasar de lejos, con el caminar suave de quien parece no querer llegar a ningún sitio y un extraño anhelo, en forma de escalofrío, le recorrió la espalda.

Cómo echaba de menos verla reír.

Estrecharla contra sí en un abrazo callado y fuerte.

Avrom se miró las manos, de repente llenas de una dolorosa necesidad de tocarla y respiró muy hondo, intentando alejar de sí las ganas de sentirla a su lado, de volver a notar el peso de su cabeza descansando sobre su hombro.

Pero no fue sino cuando  ella traspuso la esquina y dejó de verla, que esas ganas menguaron un poco, dejándolo a solas con la duda y la tristeza.

Con la sensación amarga de no saber, si hizo bien en dejarla ir… o si debió luchar por ella.

Respiró hondo de nuevo, terminó el café y se dispuso a pasar otra tarde cualquiera, en la que trataría de desterrar los recuerdos de aquella muchacha, que acostumbraban a llenar su ausencia.

 

Published in: on 16 agosto 2011 at 18:41  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://elvalledeonar.wordpress.com/2011/08/16/de-lejos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: